Blog

Buscando por
Mes: marzo 2017

Feminismo y responsabilidad.

Feminismo y responsabilidad.

Ayer me encontré con la publicación de un vídeo, cuya presentación y comentarios me dejaron entre revuelta, preocupada e indignada. (Se centran básicamente en culpar o criminalizar al hombre y negar cualquier tipo de responsabilidad de la mujer).

Lo publicó Barbi Japuta en su página de facebook presentándolo de la siguiente manera: «Esto es una violación. Sin capuchas. Sin portales de noche. Sin golpes. Muchos verán sólo sexo». Vaya por delante que admiro el trabajo de esta mujer (aunque algunas veces, como es el caso, no esté de acuerdo con su enfoque).

Más tarde lo veo publicado en eldiario.es como «El corto que muestra que tu novio también puede violarte». Os invito a verlo, son solo dos minutos.

Lo primero que pensé fue ¡qué vídeo tan bueno! realmente visibiliza una situación muy habitual en la que muchas mujeres, y espero que algún hombre receptivo, pueden verse reflejadas.

Esto ocurre. A mí me ha ocurrido. Y sí, podría llegar a decir que me he sentido violada, puedo comprender a esta chica. Entiendo perfectamente cómo entra en el chantaje emocional, cómo trata de evitarlo y cómo pierde fuerza y se rinde. Me solidarizo con su resignación, entiendo lo que es hacer algo que no quieres. Puedo empatizar con ese vacío al terminar, con su soledad.

Hasta ahí bien, pensaba yo, es un material perfecto para darnos cuenta de cómo muchas mujeres, en numerosas ocasiones, nos anulamos, nos negamos, nos rendimos. Con este vídeo podemos empezar a ser conscientes de nuestro miedo al rechazo, de nuestro miedo al conflicto y de cuan susceptibles somos al chantaje emocional. Aquí se ve claramente cómo nos hacemos responsables de las emociones del hombre mientras dejamos de escuchar las nuestras. Y por supuesto, cómo estamos dispuestas a satisfacer sus necesidades mientras dejamos de satisfacer las nuestras.

La alarma salta cuando se pone el foco única y exclusivamente en el hombre. El violador. El malo de la película. Un momento, entonces, ¿de eso se trata el vídeo? ¿de eso se trata el feminismo? ¿de criminalizar?

«Esto no es un partido de tenis en el que lanzamos un no, el otro nos devuelve la pelota, le lanzamos otro no, nos la devuelve y así hasta que nos cansamos y nos la cuela»

 

Me pregunto lo siguiente, ¿quién falta al respeto de la chica? Para mí la respuesta es cristalina: los dos. Él y ella misma. Ella se falta el respeto de una manera atroz. Me diréis que es víctima de una educación patriarcal, que si la autoestima que si la culpa… y yo respondo ok, ¿y? Algo habrá que hacer, o esperamos sentadas a que desaparezca el patriarcado y todos los hombres de la faz de la tierra hagan caso de un no a la primera. Sinceramente, no lo veo práctico. Esto no es un partido de tenis en el que lanzamos un no, el otro nos devuelve la pelota, le lanzamos otro no, nos la devuelve y así hasta que nos cansamos y nos la cuela. No se trata de decir no y luego delegar la responsabilidad de lo que suceda. No amigas, así no funciona, así es como otros deciden por nosotras. Se trata de ser coherente con ese no, de hacernos cargo de lo que sentimos. De ahí nacerán las palabras y las acciones necesarias para poner nuestro límite donde nos apetezca ponerlo. Y si no sabemos, aprendemos. Y el tiempo que antes dedicábamos a criticar, ahora lo dedicamos a evolucionar, a superar nuestros miedos, a empoderarnos de verdad.

En un mundo ideal no habría machismo. En un mundo ideal no habría una historia sobre nuestras espaldas de generaciones y generaciones de mujeres al servicio sexual del hombre ni de hombres con derecho a disponer de las mujeres a su antojo. En un mundo ideal.

Pero no vivimos en un mundo ideal. Vivimos en un mundo real y la realidad, por mucho que nos pese, es una sociedad machista. Ahí es donde nos movemos. Y ahí es donde o tomamos las riendas de nuestra vida o mujeres, la llevamos cruda.

«Mientras sigamos viendo esta historia como un cuento de buenos y malos, de agresores y víctimas, en lugar de asumir la responsabilidad de nuestra vida, me temo que seguiremos luchando eternamente por la igualdad, pero siempre desde abajo.»

 

Por tanto me niego a poner el foco en el acto criminal del hombre en esta historia. Me niego porque eso sitúa a la mujer en un papel de víctima, de indefensión y de vulnerabilidad que es precisamente el papel del que queremos salir.

Una mujer sana y adulta es responsable de su cuerpo, de sus emociones y de su sexualidad.

Una mujer sana y adulta se respeta por mucho que le duela la decepción, se respeta aun sintiendo el miedo al rechazo.

Una mujer sana y adulta se cabrea, porque ha aprendido que tiene derecho a sentir y exteriorizar su rabia.

Una mujer sana y adulta dice que no cuantas veces hagan falta, se levanta coge la puerta y se va. Y si el hombre abusa de su fuerza y le obliga a tener sexo entonces sí, la estará violando, pero ella sabrá que hizo todo lo que pudo por evitarlo y le será mucho más fácil recuperarse emocionalmente.

Entiendo a la chica del vídeo, creedme que la entiendo. Y no la culpo de lo sucedido, me despierta una ternura y una compasión sin límites. Si pudiera, la animaría a reflexionar sobre sí misma, a mirar hacia adentro. La animaría a quererse y respetarse, a superar su miedo, pero no a buscar culpables.

Mientras sigamos viendo esta historia como un cuento de buenos y malos, de agresores y víctimas, en lugar de asumir la responsabilidad de nuestra vida, me temo que seguiremos luchando eternamente por la igualdad, pero siempre desde abajo.

 

Por una sociedad con mujeres libres y responsables de sí mismas.

 

El clásico de la relajación

El clásico de la relajación

Si hay una técnica eficaz para relajar cuerpo y mente esa es la Relajación Progresiva de Jacobson. Es muy sencilla, normalmente con hacerlo un par de veces ya la hemos aprendido y tampoco necesita una preparación especial, si bien, cuanto más cómodo y tranquilo se esté, mejor. En consulta es, sin duda, la técnica a la que más recurro para guiar una relajación. También la uso cuando soy yo la que necesita bajar de revoluciones o quiero volver a conectar con mi cuerpo.

Además de conseguir un profundo estado de relajación, al practicarla aprendemos a poner nuestra atención en un músculo o un grupo muscular concreto. Esto nos ayuda a comprobar su estado de tensión y a soltarlo si es preciso.

La técnica consiste básicamente en tensar y destensar la musculatura por partes o grupos, y mantener toda la atención en las sensaciones que produce. Así, poco a poco, nos familiarizamos con las distintas sensaciones y podemos cambiar de una a otra (tensión o relajación) según nos convenga o apetezca.

brightness  Recomendaciones:

  • Prepara el ambiente. Asegúrate de que nadie te va a molestar en 5 o 10 minutos, luz suave, silencio o música tranquila e incluso algún aroma agradable. Como si fueras a preparar un encuentro íntimo con alguien que te gusta mucho, solo que hoy ese alguien eres tú.
  • Postura cómoda. Yo prefiero tumbarme pero sentarse en una buena butaca o sillón tampoco es mala opción. Que tenga reposabrazos a ser posible y que puedas apoyar la cabeza. Aprovecha también para aflojar cinturones, fajas, corbatas o quitarte las gafas. Es decir, ponte cómod@.
  • Fuerza justa. La tensión muscular  debe ser intensa pero sin llegar a doler. En los últimos segundos aprieta un poco más justo antes de soltar.
  • Disfruta la sensación de relax. Justo después de soltar es cuando vienen las sensaciones agradables de cosquilleo, ligereza, frescor, calorcito… sea lo que sea lo que sientas, pon toda tu atención y DISFRÚTALO.

 

press-play-button  Comenzamos:

Ten en cuenta que aunque parezca que hay muchas instrucciones, en la práctica lo que hacemos es un repaso de todo el cuerpo tensando y destensando, sin más. Empezando por las manos llegamos a la cabeza y bajamos por el torso hasta los pies.

A continuación te indico como contraer cada grupo muscular. La contracción del músculo se hará siempre entre 10 y 15 segundos. Después de tensar cada grupo recuerda soltar y disfrutar de una placentera relajación.

  • MANOS Y BRAZOS. Aprieta fuerte uno de los dos puños durante 10 segundos, nota tus dedos, la palma de la mano y la muñeca en tensión, haz un poco más de fuerza los últimos segundos… y suelta. Haz lo mismo con el antebrazo y el brazo hasta el hombro. Repite el ejercicio en el lado contrario. Suelta y disfruta
  • RELAJACIÓN DE CARA Y CUELLO. Frente Arruga la frente y suelta , Cejas Levanta las cejas y suelta, Ojos Puedes abrirlos mucho o cerrarlos fuerte, Nariz Aprieta o arruga y suelta, Mejillas Ténsalas como si sonrieras cerrando los ojillos y suelta, Labios Aprieta fuerte uno contra otro, Lengua Haz presión contra el paladar, Mandíbula Muerde con fuerza, Cuero cabelludo Abriendo la boca y subiendo las cejas pero con el foco en la cabeza, cuello y nuca Flexiona hacia atrás y vuelve a la posición inicial lentamente, haz lo mismo hacia delante, hombros y cuello Levanta los hombros y apriétalos contra el cuello, bájalos lentamente. Suelta y disfruta
  • RELAJACIÓN DE TÓRAX, ABDOMEN, ESPALDA Y ZONA DE LA CADERA. Tórax Coge aire y retenlo mientras fuerza con los pectorales, suelta el aire despacito, Abdominales Aprieta hacia adentro toda la zona abdominal desde el estómago, como si quisieras tocar con el ombligo la columna vertebral, Espalda Puedes contraerla haciendo fuerza o ayudarte con los brazos en cruz echando los codos hacia atrás, glúteos-genitales-ingles Toda esa zona se puede contraer a la vez, aprieta también los esfinteres y la vagina, si tienes. Suelta y disfruta
  • RELAJACIÓN DE PIERNAS, GEMELOS Y PIES. Comienza por una de las dos contrayendo la parte superior de la pierna, suelta, continúa con los gemelos, suelta, y termina con los pies en punta y contrayendo fuerte los dedos. Suelta y disfruta

 

Si no lo has hecho nunca te animo a probar, te gustará reencontrarte y sentir muchos rincones de tu cuerpo. Más que sentir: gozar.