Blog

Buscando por
Etiqueta: cuerpo

Cómo salgo de aquí

Cómo salgo de aquí

Salir

«Pasar de dentro afuera»

«Partir de un lugar a otro»

«Libertarse, desembarazarse de algo que ocupa o molesta»

«Aparecer, manifestarse, descubrirse»

«Nacer, brotar»

Lo primero, dónde estás. Tómate tu tiempo, mira a tu alrededor, escucha, huele, respira, ¿dónde estás? ¿seguro que estás aquí? ¿no andarás por Maravillas, el infierno de Dante, el día de la Marmota, tu recreación en bucle del pasado, futuros posibles o lo que podría haber sido si…?

Segundo, ¿seguro que quieres salir? Llevas mucho tiempo, años, representando este personaje, conoces sus matices y sus límites. Salir implica pérdida. ¿Vas a renunciar a la seguridad de lo conocido? ¿a las relaciones vacías, locas, dañinas, pero seguras? En tu trabajo de mierda (de mierda porque no te gusta) estás a salvo, en tus pajas mentales estás a salvo, por incómodas que sean. Y además, no todo es malo, hay recompensas ¿Renunciarás a los pequeños momentos de gloria? cuando una persona ajena reconoce tu sacrificio y te admira por ello (por sufrir como el que más) te sientes bastante bien, el (supuesto) placer de la fiesta con la drogaína fresca por tus venas es una gozada, la reconciliación mágica y pasional con tu pareja de maltrato (que se va a la mierda en cuestión de segundos) no tiene comparación. Instantes, algunos muy intensos, de algo parecido al amor. ¿Renunciarás? ¿Por algo desconocido?

Y tercero, cómo quieres salir. Sol@, acompañad@, a rastras, a oscuras; te apetece ir paso a paso o te lanzas a la piscina de lo radical. Igual quieres perderte un poco más en tu mierda para darle emoción al encierro o explorar tus propios límites.

 

Regresar

«Devolver o restituir algo a su poseedor»

«Volver al lugar de donde se partió»

Si no estás, vuelve. Reconquista tus pupilas, las yemas de todos tus dedos, los pelillos del brazo cuando se ponen de punta. Quiero decir, reconquista tu cuerpo, es el mejor lugar desde el que sentir la vida, es el único. La vida que eres y la vida de la que formas parte. Vuelve aquí, a tu cuerpo. Vuelve ahora, no lo dejes para después. Cuantos más ahoras, más viv@ te sientes y cuanto más viv@ te sientes, más fuerza y más foco y más ligero se vuelve todo.

Si una vez que has vuelto a donde estás, quieres salir de ahí, prepárate para decir adiós. Vas a dejar un lugar, simbólico o real, «partir de un lugar a otro«, déjalo. Vas a liberarte de algo que te incomoda, «libertarse, desembarazarse de algo que ocupa o molesta» suéltalo. Coge aire y despídete de quien solías ser, resdescúbrete. «Aparecer, manifestarse, descubrirse» «Nacer, brotar»

Y ahora elige el cómo. Esto es, actitud. Puedes «salir» con espíritu aventurero. Puedes pedir ayuda. Puedes arrodillarte y avanzar como un penitente. Un reto, una prueba que te pone la vida, una oportunidad, un juego… tú decides cómo vivirlo.

Actitud

«Postura del cuerpo, especialmente cuando expresa un estado de ánimo»

«Disposición de ánimo manifestada de algún modo»

A un hombre le pueden robar todo, menos una cosa, la última de las libertades del ser humano, la elección de su propia actitud ante cualquier tipo de circunstancias, la elección del propio camino.

Victor Frankl.

Fotografía de Cristina García Rodero, de la serie «España Oculta» 1980.

 

 

 

El clásico de la relajación

El clásico de la relajación

Si hay una técnica eficaz para relajar cuerpo y mente esa es la Relajación Progresiva de Jacobson. Es muy sencilla, normalmente con hacerlo un par de veces ya la hemos aprendido y tampoco necesita una preparación especial, si bien, cuanto más cómodo y tranquilo se esté, mejor. En consulta es, sin duda, la técnica a la que más recurro para guiar una relajación. También la uso cuando soy yo la que necesita bajar de revoluciones o quiero volver a conectar con mi cuerpo.

Además de conseguir un profundo estado de relajación, al practicarla aprendemos a poner nuestra atención en un músculo o un grupo muscular concreto. Esto nos ayuda a comprobar su estado de tensión y a soltarlo si es preciso.

La técnica consiste básicamente en tensar y destensar la musculatura por partes o grupos, y mantener toda la atención en las sensaciones que produce. Así, poco a poco, nos familiarizamos con las distintas sensaciones y podemos cambiar de una a otra (tensión o relajación) según nos convenga o apetezca.

brightness  Recomendaciones:

  • Prepara el ambiente. Asegúrate de que nadie te va a molestar en 5 o 10 minutos, luz suave, silencio o música tranquila e incluso algún aroma agradable. Como si fueras a preparar un encuentro íntimo con alguien que te gusta mucho, solo que hoy ese alguien eres tú.
  • Postura cómoda. Yo prefiero tumbarme pero sentarse en una buena butaca o sillón tampoco es mala opción. Que tenga reposabrazos a ser posible y que puedas apoyar la cabeza. Aprovecha también para aflojar cinturones, fajas, corbatas o quitarte las gafas. Es decir, ponte cómod@.
  • Fuerza justa. La tensión muscular  debe ser intensa pero sin llegar a doler. En los últimos segundos aprieta un poco más justo antes de soltar.
  • Disfruta la sensación de relax. Justo después de soltar es cuando vienen las sensaciones agradables de cosquilleo, ligereza, frescor, calorcito… sea lo que sea lo que sientas, pon toda tu atención y DISFRÚTALO.

 

press-play-button  Comenzamos:

Ten en cuenta que aunque parezca que hay muchas instrucciones, en la práctica lo que hacemos es un repaso de todo el cuerpo tensando y destensando, sin más. Empezando por las manos llegamos a la cabeza y bajamos por el torso hasta los pies.

A continuación te indico como contraer cada grupo muscular. La contracción del músculo se hará siempre entre 10 y 15 segundos. Después de tensar cada grupo recuerda soltar y disfrutar de una placentera relajación.

  • MANOS Y BRAZOS. Aprieta fuerte uno de los dos puños durante 10 segundos, nota tus dedos, la palma de la mano y la muñeca en tensión, haz un poco más de fuerza los últimos segundos… y suelta. Haz lo mismo con el antebrazo y el brazo hasta el hombro. Repite el ejercicio en el lado contrario. Suelta y disfruta
  • RELAJACIÓN DE CARA Y CUELLO. Frente Arruga la frente y suelta , Cejas Levanta las cejas y suelta, Ojos Puedes abrirlos mucho o cerrarlos fuerte, Nariz Aprieta o arruga y suelta, Mejillas Ténsalas como si sonrieras cerrando los ojillos y suelta, Labios Aprieta fuerte uno contra otro, Lengua Haz presión contra el paladar, Mandíbula Muerde con fuerza, Cuero cabelludo Abriendo la boca y subiendo las cejas pero con el foco en la cabeza, cuello y nuca Flexiona hacia atrás y vuelve a la posición inicial lentamente, haz lo mismo hacia delante, hombros y cuello Levanta los hombros y apriétalos contra el cuello, bájalos lentamente. Suelta y disfruta
  • RELAJACIÓN DE TÓRAX, ABDOMEN, ESPALDA Y ZONA DE LA CADERA. Tórax Coge aire y retenlo mientras fuerza con los pectorales, suelta el aire despacito, Abdominales Aprieta hacia adentro toda la zona abdominal desde el estómago, como si quisieras tocar con el ombligo la columna vertebral, Espalda Puedes contraerla haciendo fuerza o ayudarte con los brazos en cruz echando los codos hacia atrás, glúteos-genitales-ingles Toda esa zona se puede contraer a la vez, aprieta también los esfinteres y la vagina, si tienes. Suelta y disfruta
  • RELAJACIÓN DE PIERNAS, GEMELOS Y PIES. Comienza por una de las dos contrayendo la parte superior de la pierna, suelta, continúa con los gemelos, suelta, y termina con los pies en punta y contrayendo fuerte los dedos. Suelta y disfruta

 

Si no lo has hecho nunca te animo a probar, te gustará reencontrarte y sentir muchos rincones de tu cuerpo. Más que sentir: gozar.